Lo que el primer dibujo de la humanidad dice sobre nosotros