¿POR QUÉ NOS ESTREMECEMOS ANTE LO CONTRADICTORIO?