David Bustamante, al límite, estalla contra la prensa